Inicio

Lunes 22 Julio 2019

Formulario de búsqueda

Borra tu huella digital para salvar el planeta

Cada vez que dejamos emails almacenados, estamos contribuyendo al calentamiento global. Te contamos por qué.

El correo electrónico parece totalmente inofensivo a nivel ambiental, pero tiene un coste ecológico asociado a su almacenamiento.

Cada vez que guardamos un correo, se generan aproximadamente 1 gramo de dióxido de carbono. Si consideramos que se envían 293.000 millones de emails, estamos hablando de 2.930.000 kilos de dióxido de carbono.

Por ejemplo, una empresa compuesta por 100 personas genera 13,6 toneladas de dióxido de carbono, sólo por el uso del correo electrónico.

Causa de la contaminación digital.
Los emails se alojan en centros de datos. La información esta duplicada por seguridad, en caso de que sufra un incendio o avería el data center. Como están permanentemente encendidos, se requiere de refrigeración para su buen funcionamiento. Ese proceso consume alrededor del 40% de la energía.

Cada persona debe evaluar los videos, fotos y otros documentos que recibe y envía a través de los programas de mensajería o las redes sociales. Lo recomendable es eliminar las imágenes o vídeos que no sean necesarios para que dejen de ocupar espacio en los servidores. Hay personas que recurren a aplicaciones especializadas para dicha tarea.
El consumo de electricidad debido a la digitalización aumenta a un ritmo del 8,5% anual. Se requiere de una importante cantidad de energía para la recarga de dispositivos, alimentar la infraestructura de la red telefónica y alimentar los data center que hay por todo el mundo.

Accede a la noticia completa en la web de Ecoinventos.