Inicio

Martes 20 Agosto 2019

Formulario de búsqueda

Gante: ciudad de bicicletas

Cuando una ciudad es tomada por las bicicletas, se nota. La urbe se comporta como un organismo vivo: lo que fluye por sus calles es su sangre, y cuando por su sangre se ven más bicis que coches, cambia totalmente al conjunto de la ciudad. La gente sonríe más, hay menos ruido de motor y se respira mejor. Es como inyectar un torrente de vitaminas en el flujo sanguíneo. Y Gante está tomada por las bicicletas.

Yo vivo aquí. Aunque siempre fui un enamorado de la bicicleta, el ciclismo urbano no era mi forma favorita de pedaleo. Lo mío era más el cicloturismo de alforjas. Al llegar me tuve que convertir, no había remedio: pasaría a formar parte de ese torrente bicicletero que fluía por las calles de la ciudad.

Pero vamos a lo que hacen especial a Gante y a lo que la convierten en un referente de ciudad amigable para la bicicleta. Aquello que hace que los usuarios a dos ruedas se multipliquen espontáneamente.

Accede a la noticia completa en CIclosfera