Inicio

Lunes 20 Noviembre 2017

Formulario de búsqueda

Centro que comparte: 
CEIP Cristóbal Colón
Información: 

Esta es la historia de un grupo de niños y niñas que llevan cultivando su amor a la naturaleza y a las plantas de huerto, en particular, desde hace ya unos añitos. 

El curso comenzaba, era el mes de noviembre, y después de la inmensa ayuda de los profes y de los papás, mamás y otros familiares para limpiar y adecentar el huerto, nos pusimos a preparar la tierra para sembrar.

Teníamos una buena reserva de semillas variadas (espinacas, acelgas, zanahorias...), así que, una vez preparada la tierra, hicimos siembra a voleo por los dos bancales que teníamos asignados. 

Pasadas unas semanas empezamos a darnos cuenta de que no habíamos tenido mucha suerte, ya que no veíamos aparecer los brotes de lo sembrado. Quizá los pájaros se comieron las semillas o las sembramos demasiado profundas, de los errores también aprendemos.

A pesar de todo, hicimos los carteles de lo esperábamos que brotara.

Fue durante el mes de enero, cuando comenzamos a ver pequeños brotes, no lo habíamos hecho tan mal. Pero el frío era un riesgo importante para nuestras pequeñas plantitas, así que cortamos botellas de plástico e hicimos con ellas mini invernaderos. Así conseguimos que no se helaran

Llegó el mes de marzo y nuestros esfuerzos comenzaban a alegrarnos la vista: nuestras acelgas habas comenzaban a crecer y desarrollarse firmemente.

En el mes de abril, antes de irnos de vacaciones de Semana Santa, decidimos poner el riego por goteo, ya que no queríamos que nuestras plantas pasaran sed, ante los días de vacaciones que teníamos por delante. Programamos un ratito de riego cada 3 días, por la mañana temprano.

Hemos de agradecer que estos días un par de profes pasaran a vigilar que todo estuviera bien y echar un poco de agua más. 

A la vuelta de las vacaciones, teníamos unas plantas de habas que comenzaban a dar sus primeras flores blancas, lo cual anticipaba que, si seguíamos cuidándolas, pronto recogeríamos los frutos.  Así que seguimos en ello, cada recreo de los martes y los jueves, ya solo un puñado de alumnado voluntario, se acercaba generosamente a cuidar de las plantaciones, en lugar de jugar a otra cosa...

A la vuelta del puente de mayo, las primera cosecha de acelgas y las vainas de habas estaban listas para ser recolectadas. Así que las cortamos y hablamos con las cocineras, para ver si podían preparárnoslas para comerlas.

Todo el alumnado de 5º comió y nos sobró para repartir a algunos más que pasaban por allí. Pero no termina ahí el cultivo, por lo menos el de acelgas, que han seguido creciendo espléndidamente y nos han permitido recolectarlas por 2ª vez, y esta vez, las cocineras se las sirvieron en el comedor a los alumnos de 5º que quisieron comerlas.

Un enorme trabajo de constancia, sacrificio y amor al medio ambiente el que han realizado este grupo de alumnos

Y eso hicieron, nos prepararon una estupenda tortilla de habas y las acelgas rehogadas con patata y ajo. ¡Una delicia! Les damos las gracias.

Accede a la noticia completa en el blog del centro, donde además podrás ver todas las fotos.