Inicio

Miércoles 22 Septiembre 2021

Formulario de búsqueda

La nueva vida de los árboles caídos por Filomena

17/06/2021

Tras un 2020 marcado por la alarma sanitaria, el año 2021 comenzó con otra alarma inusual, el temporal de nieve Filomena. Tanta nieve sobre los árboles de nuestra ciudad se cobró muchas bajas y los parques de Madrid han presentado un aspecto desolador durante todo el invierno. Tras meses de trabajo, ahora estas áreas verdes lucen recuperadas, aunque sin duda con signos que recuerdan el paso de Filomena. Las ramas y los troncos caídos han seguido diferentes caminos. Gran parte ha sido triturada in situ y reincorporada al suelo de los parques urbanos. Otra porción de los restos fue enviada a la planta de Migas Calientes donde se está convirtiendo lentamente en compost y volverá a nuestros suelos lo antes posible.

Sin embargo, otra parte de estos restos ha tenido un destino diferente. Muchos han ido a parar a centros educativos del Programa Educar Hoy por un Madrid más Sostenible. En particular, los centros escolares del módulo de Espacio público han podido dotar sus instalaciones de originales estructuras naturales.

Con el apoyo del colectivo de arquitectura Basurama, se han realizado actuaciones con la madera recogida tras el temporal en la EEI los Juncos, la EEI Sabina, la EEI Hiedra, la EEI Sobrinos del Capitán Grant, el CEIP José María Pereda, el CEIP Puerto Rico, y el IES Valdebernardo. Otras escuelas se han organizado por su cuenta como el CEIP Nuestra Señora de la Fuencisla o la EEI Luisa Fernanda.

No ha sido un camino fácil el de estos troncos. Cargados en camiones enormes han cruzado la ciudad hasta los centros escolares. Allí, moverlos tampoco fue sencillo. Aunque se utilizaron carros especiales, en más de una ocasión aulas enteras de niñas y niños tuvieron que hacer rodar los troncos hasta su ubicación final.

En todos estos lugares la madera tendrá una nueva utilidad. Desde luego supone un recurso didáctico que ayuda a diversificar los patios de los centros educativos y a romper la monotonía de las superficies hormigonadas. Circuitos de troncos, bancos, ágoras,… Todas han sido construidas de manera participativa con la colaboración del profesorado, del alumnado y de las familias. El alumnado ha podido manejar herramientas que raramente utiliza y que suelen estar reservadas a las personas adultas. Para su uso, han demostrado buenas dosis de responsabilidad y cuidado.

Desde una perspectiva ecológica, estas estructuras realizadas con madera muerta, comparadas con las construcciones de cemento o materiales plásticos, contribuyen a la lucha contra el cambio climático ya que siguen siendo almacenes de carbono y no han provocado emisiones. También tienen gran potencial para incrementar la biodiversidad urbana, en especial las poblaciones de insectos que necesitan esta madera como hábitat. Son parte de lo que se llaman infraestructura verde de la ciudad al igual que las plantas y árboles de jardines y parques. Por último, es importante señalar que con la utilización de estos troncos se cierra un ciclo y se mantienen los valores del Programa dando sentido a las famosas 3 Rs en el uso de recursos naturales.

En definitiva, gracias a los centros que trabajan en el módulo de Espacio público e intervenciones urbanas no nos olvidaremos nunca de los efectos de Filomena. Y los árboles que la tormenta tumbó podrán seguir prestando servicio a la ciudad aunque ahora sea en el patio de una escuela.

Espacio público e intervenciones urbanas
Arte y espacio público
Arte y naturaleza
Biodiversidad y ecosistemas urbanos
Buenas prácticas ambientales
Disfrute y respeto de los espacios públicos
Impactos en el paisaje urbano
Naturaleza y salud
Otra forma de mirar
Reducir, reutilizar y reciclar
Uso sostenible de los recursos
Uso y gestión de recursos y paisaje en los espacios naturales